Pestiños

Ingredientes:

250 ml. de vino blanco
130 ml. de aceite de oliva
50 gr. de ajonjolí (opcional)
3 cucharaditas de canela molida
1 cítrico (limón o naranja)
aceite de girasol
sal.

Ponemos los 130 ml. de aceite en una sartén con la cáscara del limón o la naranja, procurando retirar la parte blanca para que no amargue.
Cuando el aceite esté caliente lo retiramos del fuego y lo ponemos en otro lugar.
En paralelo, mezclamos en un bol la harina con una pizca de sal, el vino blanco, el ajonjolí y la canela.
Cuando el aceite esté templado, lo incorporamos a la masa anterior y mezclamos bien. A partir de ahí deberemos dejarlo reposar durante una hora.
Transcurrido ese tiempo, extendemos la masa en una superficie lisa previamente embadurnada de aceite, y cortamos los pestiños en las formas que deseemos: cuadrados, triángulos…
Freímos los pedazos de masa en la sartén con abundante aceite a fuego medio y procuramos irlos moviendo por la sartén para que queden homogéneos, con el mismo tono dorado.
Una vez fuera del fuego, los escurrimos bien y los ponemos sobre papel secante para que empape el aceite sobrante. Ese es el momento ideal para espolvorear azúcar sobre ellos, ya que el gusto quedará más intenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *