Tarta de zanahoria.

 

 

Ingredientes para la base:

– 200 gramos de harina de repostería
– 450 gramos de azúcar
– 200 ml de aceite de oliva
– 225 gramos de zanahoria rallada
– 1 sobre de levadura
– 1 cucharadita de sal
– 1 cucharadita de canela en polvo
– 1 cucharada de bicarbonato
– 4 huevos tamaño L

Ingredientes para la crema:

– 400 gramos de queso crema
– 175 gramos de azúcar
– 100 ml de zumo de naranja o manzana
– Nueces troceadas

 Preparación:

Empezaremos preparando el molde que vayamos a emplear para hacer nuestra tarta de zanahoria. Nosotros empleamos un molde redondo desmoldable de unos 24 centímetros, para que nos salga una tarta grande. El molde hay que engrasarlo con mantequilla o margarina por las paredes y la base, y luego espolvorear harina, para evitar que la tarta se pegue. Cuando acabemos con el molde, encendemos el horno a 180ºC para que vaya precalentando, con el calor activado tanto arriba como abajo.

Y con estos preparativos previos ya realizados, nos ponemos con la preparación de la tarta de zanahoria. Limpia y pela las zanahorias, y ralla la cantidad indicada en los ingredientes, y resérvalas para después. Por otro lado tamiza la harina y la levadura, para quitarles los grumos e impurezas que pudieran tener.

En un recipiente amplio vamos a mezclar la harina y levadura ya tamizados, la sal, el azúcar, la canela en polvo y el bicarbonato, y removemos para que se mezclen bien todos ellos. Por otro lado, en otro recipiente, bate los huevos. En un recipiente amplio donde puedas batir, vierte el huevo y el aceite y bátelos un poco, y luego ve agregando poco a poco el recipiente con los ingredientes secos, usando unas varillas en la batidora para ir integrándolos bien. Hazlo poco a poco hasta terminar. Y en último lugar añade el zumo de naranja o manzana y las zanahorias ralladas, y vuelve a mezclar bien.

Esa masa resultante, que debe ser homogénea y sin grumos, la vertemos en el molde que teníamos preparado de antes, y lo metemos inmediatamente a hornear a la misma temperatura durante unos 45-50 minutos. Antes de sacarlo del horno, comprobar que está bien hecho por dentro, pinchando con un cuchillo por ejemplo, que debe salir limpio, si no es así debéis dejar hornear unos minutos más. Cuando esté listo, lo sacáis del horno y dejáis enfriar a temperatura ambiente.

Crema:

Mientras se va horneando la base de nuestra tarta de zanahoria, vamos a ir preparando la crema con la que adornaremos la parte superior. En un vaso de batidora vamos a colocar el queso cremoso y los 175 gramos de azúcar que habíamos reservado para esta parte. Batimos con las varillas hasta que se forme una crema blanquecina bastante densa. Si quieres puedes añadir ralladura de naranja para darle un toque más de sabor. Cuando acabes, mete la crema en la nevera hasta que la vayas a usar, así se compactará un poco más.

Una vez que la base esté bien fría y podamos trabajar con ella, vamos a proceder a adornarla con la crema. Hay dos opciones que puedes emplear. La primera es cortar la base por la mitad y untar con la crema la parte central y luego colocar la otra mitad encima y volver a decorar ésta por arriba, o bien, sin cortar la base, adornar directamente la superficie con la crema. Si la tarta la haces muy alta, es interesante usar la primera opción, pero si te sale más bien fina, la segunda será mejor elección. Para acabar decora por encima, en ambos casos, con nueces troceadas.

Y ya tienes tu tarta de zanahoria tradicional lista para servir. Conserva en la nevera para tenerla siempre a buena temperatura y que se conserve mejor.

Tarta de zanahorias con nueces.

 

Ingredientes:

– 155 gramos de azúcar moreno
– 120 gramos de harina integral
– 40 gramos de harina de trigo
– 130 gramos de zanahoria rallada
– 145 ml de aceite de oliva suave
– 1 cucharada de miel
– Media cucharada de canela en polvo
– Media cucharada de bicarbonato
– Una pizca de sal
– 2 huevos medianos
– 50 gramos de nueces picadas
– 50 gramos de pasas

 Preparación:
Lo primero que haremos será precalentar el horno a 170º de temperatura, con el calor activado por arriba y por abajo. También vamos a forrar un molde con papel para hornear. Y con estos pasos previos, nos vamos a poner ya con la receta.

En un recipiente bien amplio, vamos a mezclar los huevos con el azúcar, la miel y la canela, y vamos a batir bien con unas varillas, hasta que el azúcar quede bien integrado con el resto de ingredientes. Nos debe quedar una masa cremosa.

Por otro lado vamos a tamizar la harina para quitarle las impurezas y grumos que pudiera tener. Añadimos la sal y el bicarbonato y lo mezclamos todo bien. Y después vertemos el contenido de este segundo recipiente en el primero, pero hay que hacerlo poco a poco, y sin dejar de mezclar todo bien. No lo hagas de golpe porque será mucho más complicado integrar la harina.

Limpia y pela las zanahorias, y luego rállalas con un rallador o picador, y agregas unos 130 gramos de la misma junto a las nueces troceadas, y remueves para que se mezcle con la masa anterior lo mejor posible y queden bien repartidas. Vierte esa masa sobre el molde, intentando que quede bien repartido, y metemos en el horno, que ya debe estar a 180ºC, y horneamos durante unos 45-50 minutos.

Nunca saques la tarta sin comprobar que el interior está bien hecho, ya que puedes encontrarte con la sorpresa que quede crudo el interior. Pincha con un cuchillo y hasta que no salga bien limpio no estará lista para sacar. Intenta también que no se queme por fuera. Cuando la saques del horno, deja enfriar un poco y cuando esté templada la desmoldas, y la dejas enfriar del todo antes de servir. Esperamos que disfrutéis con esta estupenda receta de tarta de zanahoria con nueces.

Tarta de nueces

Tarta de nueces

4
Dificultad: Fácil

Ingredientes para la receta de tarta de nueces:

Para la masa

•  180 g de harina 100 g de mantequilla
•  1 cucharada de azúcar
•  1 pizca de sal

Para la crema de nueces

•  150 g de nueces 2 cucharadas de miel
•  20 cl de nata
•  2 yemas de huevo
•  75 g de azúcar en polvo

Preparación de la receta de tarta de nueces:

1 Preparar la masa: mezclar rápidamente, con la mano o la batidora, la mantequilla, la harina, el azúcar y una pizca de sal. Poco a poco agregar un poco de agua tibia hasta formar una bola con la masa. Dejar reposar en lugar fresco durante 1 hora. No introducirla en la nevera, la masa se pondría demasiado dura y sería complicado estirarla.

2 -Mientras tanto, preparar la crema de nueces. Reservar las nueces más bonitas para decorar el pastel. Colocar las demás en una bolsa de plástico y aplastarlas con un rodillo de pastelería. Preparar el caramelo. En una cacerola grande, fundir el azúcar con 1/2 taza de agua hasta que se dore. Retirar del fuego y agregar la nata, la miel y las nueces. Remover y añadir las yemas.

3 -Precalentar el horno (termostato 6, 160 °C). Extender la masa en un molde para pastel untado con mantequilla, verter la preparación. Hornear 30 minutos. Luego, cinco minutos antes del final de la cocción, colocar las nueces reservadas encima de la tarta. El sabor de esta deliciosa tarta se multiplica a la hora del té.

Nevaditos

Ingredientes para una docena de nevaditos

 

  • 100 g de manteca de cerdo suave (mejor que no sea ibérica), 220 g de harina de repostería, 60 ml de vino blanco, 50 g de azúcar, azúcar glas para espolvorear.

 

Cómo hacer nevaditos caseros

En un bol comenzaremos mezclando la manteca de cerdo a temperatura ambiente junto con la harina y el azúcar, removiendo con una espátula vamos añadiendo el vino blanco poco a poco hasta formar una masa blanda. Hacemos una bola con ella y la envolvemos con papel film transparente, la dejamos reposar durante dos horas en la nevera.

Seguimos precalentando el horno a 180 grados con calor arriba y abajo. Para formar los nevaditos estiramos la masa entre dos papeles de horno dejándola gruesa, como de doce milímetros de grosor aproximadamente. Preparamos una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado y vamos cortando con un cortador circular los nevaditos, pasándolos con una espátula para la bandeja.

Horneamos durante treinta minutos o hasta que los veamos cocido y simplemente con el borde superior como un anillo dorado. Retiramos y dejamos enfriar encima de la placa. Una vez fríos los espolvoreamos con abundante azúcar glas o lustre.

Rosquillas Santa Clara

Apetitosas rosquillas de Santa Clara

Las rosquillas son un dulce que ofrece muchas variedades dependiendo de su cobertura. Las rosquillas de Santa Clara tienen un delicioso merengue seco.

En las pastelerías tradicionales siempre puedes encontrar rosquillas preparadas de un modo artesanal; pon en marcha esta receta y hazlas tú mismo.

Rosquillas de Santa Clara

Además de las rosquillas de Santa Clara, tienes las rosquillas listas con glaseado de limón; sin la cobertura de glaseado y con anisetes, se denominan rosquillas tontas. Además, si preparas tus rosquillas con almendras y azúcar por encima, se denominarán rosquillas francesas.

En la elaboración de rosquillas de Santa Clara para 4 ó 6 personas, necesitas:

  • 4 huevos a temperatura ambiente
  • 50 gr de azúcar glacé
  • 250 gr de aceite
  • 1 cucharada de licor de anís
  • La ralladura de un limón
  • 300 gr de harina
  • Media cucharadita de levadura en polvo

Para el merengue seco, necesitas:

  • 1 clara de huevo
  • De 400gr a 500 gr de azucar glacé

Comienza batiendo los huevos junto con el azúcar glacé hasta que cojan volumen y la mezcla blanquee.

Ve añadiendo el aceite y el licor de anís, poco a poco, e incorpora la ralladura de limón.

Tamiza la harina y la levadura, viértelas a cucharadas y bate la mezcla durante 15 minutos más.

Precalienta el horno a 225°.

Pon la masa en una manga pastelera con boquilla lisa y gruesa. Dale forma las rosquillas sobre una placa de horno cubierta con papel antiadherente.

Hornea unos 25 minutos y, a mitad de cocción, baja la temperatura a 180°.

Una vez horneadas, deja que tus rosquillas enfríen sobre la rejilla.

Entretanto, prepara el merengue seco:

Bate la clara de huevo a punto de nieve y ve añadiendo el azúcar glacé, si se densifica mucho, añade una cucharada de agua, obtendrás un merengue muy denso.

Baña rosquilla a rosquilla metiéndolas hasta la mitad en el merengue y deja que sequen al aire.

Si quieres que sequen rápidamente, puedes meterlas en el horno a 50° durante un par de minutos.

Disfruta de tus rosquillas de Santa Clara con un a media tarde y tendrás una merienda estupenda.

Azúcar invertido

Seguro que si sois curiosos y os gusta leer los ingredientes del etiquetado de los productos que compráis, habréis visto que entre ellos habitualmente figura uno denominado azúcar invertido. Casi siempre lo encontraréis en productos de bollería y pastelería, pero también en preparados con chocolate e incluso en las cervezas que especifiquen todos sus ingredientes en la etiqueta.

Pues bien, el azúcar invertido se forma por una reacción química de hidrólisis ácida o inversión enzimática, en donde lo que ocurre es que se rompe la sacarosa (o azúcar común de mesa) en los elementos básicos que la componen, glucosa y fructosa. Por lo que el azúcar invertido es esencialmente un producto que puede ser obtenido involuntariamente o bien de forma provocada por una reacción química buscada.

Así por ejemplo, cuando estamos preparando jaleas o mermeladas, la simple mezcla del azúcar con el ácido del limón, normalmente añadido a estas preparaciones caseras, ya provocará sin que nos demos cuenta la inversión del azúcar.

Pero también existe azúcar invertido de manera natural en muchos alimentos como la miel o el jarabe de arce. Por lo que muchas veces lo veremos como sucedáneo de estos, a pesar de que no contiene ninguna de las propiedades excepcionales que al menos la miel presenta, pero a nivel industrial está muy extendido su uso, pues veremos que le confiere a los alimentos unas características especiales.

Usos

El azúcar invertido se caracteriza por su alto poder endulzante, que sería hasta un 30% mayor que el que posee el azúcar común o sacarosa, por eso en donde más se va a emplear es en productos de confitería y panadería.

En panadería, bollería y repostería tiene poder para aumentar la fermentación de las masas, ya que la levadura digiere mejor la glucosa y la fructosa por separado, que la sacarosa como tal.

Además aumenta la retención de humedad retrasando el resecamiento, con el consiguiente incremento de duración de este tipo de productos alimenticios y aumentando su tiempo de ternez. Se consigue un mayor sabor dulce sin el añadido de tanto azúcar, así como también se emplea para dar brillo a la superficie de la bollería.

En heladería, es frecuente su uso pues tiene un potente efecto anticristalizante, disminuyendo el punto de congelación de la mezcla para preparar el helado, lo que provoca que sea más fácil darle forma y resulte mucho más suave.

Este es un dato importante, pues ahora que llega el verano hay mucha gente que le gusta preparar helados caseros, pero que se encuentra que después una vez congelados, es imposible hacer una bola con ellos pues quedan como un bloque de hielo. Añadiendo el azúcar invertido vamos a conseguir que nuestros helados preparados en casa, incluso sin heladora, sean mucho más manejables.

Las proporciones a utilizar serían las siguientes, para panadería es conveniente sustituir un cincuenta por ciento la cantidad de azúcar de la receta por el azúcar invertido. En heladería se recomienda un veinticinco por ciento y en nuestros bizcochos aproximadamente entre el diez y el veinte por ciento.
Cómo se prepara en casa

El azúcar invertido se puede comprar ya preparado, aunque no es fácil encontrarlo habitualmente en las tiendas en pequeñas cantidades. Pero lo cierto es que es tan sencillo hacerlo en casa que no vale la pena ni buscarlo. Lo que vamos a necesitar serán unos sobres que se usan como gasificantes en repostería y que venden en grandes superficies de alimentación o bien las clásicos sobres de “gaseosas” que había antiguamente. Ambos vienen compuestos de dos ingredientes, un sobre blanco que contiene un ácido, en este caso ácido tartárico y uno morado que contiene una base, que sería bicarbonato sódico.

Las proporciones y método sería los siguientes. A 350 g de azúcar añadir el sobre blanco y verter 150 ml de agua mineral. Llevar a ebullición removiendo, y cuando hierva, separar del fuego y dejar enfriar hasta que llegue a una temperatura de cincuenta grados, momento en que se añade el sobre morado. Veremos que se forma una espuma que desaparece una vez que el azúcar invertido enfría. Meter en un bote hermético y protegerlo de la luz, así se nos conservará durante varios meses y lo tendremos siempre listo para usar en nuestra repostería casera y fabricación de helados.

Comprobaréis que hay un antes y un después, sobre todo en la textura de nuestros helados caseros, tras el uso del azúcar invertido.

Pastel de manzana

md-94151p135890

Número de partes: 3 porciones
Tiempo de preparación: 35 Minutos
Tiempo de cocción: 15 Minutos
Listos en: 50 Minutos
Dificultad: Fácil
Calorías: 1254 Kcal (1 porción)
ProPoints: 34 (1 porción)

Ingredientes:
4 manzanas de reineta
150 g de mantequilla
200 g de harina
200 g de azúcar
4 huevos
150 ml de nata líquida
2 cucharillas de levadura Royal
2 cucharillas de vainilla en polvo
Preparación:

Paso 1: Untar con mantequilla el molde donde se vaya a preparar el pastel, espolvoreando también en su interior un poco de azúcar. Reservar.

Paso 2: Fundir 50 gr. de mantequilla en una sartén.Cortar las cuatro manzanas (peladas) en láminas finas y cocerlas en los 50 gr. de mantequilla anteriormente fundida, añadiendo la mitad del azúcar propuesto para esta receta. Reservar.

Paso 3: En un bol mezclar la harina, la levadura y la vainilla. Remover todo muy bien.

Paso 4: Batir en otro recipiente la mantequilla y el azúcar restante, hasta que quede una masa blanquecina. Añadir la nata, los huevos (uno a uno) y una cucharada de harina sin dejar de batir.

Paso 5: Incorporar el contenido del otro bol y mover todo hasta unir muy bien los ingredientes.

Paso 6: Verter la mitad de la masa en el molde. A continuación la mitad de las manzanas ya cocidas, nuevamente el resto de la masa y finalmente la otra mitad de las manzanas (os tienen que quedar 4 capas).

Paso 7: Precalentar el horno a 180º. Meter el molde en el horno y mantenerlo a dicha temperatura durante 50-60 minutos (depende de cada horno). Cuando se enfríe el pastel (mejor de un día para otro), desmoldar y listo para comer